Antípodas

ANTÍPODAS

Esto no es un libro/ Quien lo toca, toca un hombre. Son los emocionados versos de So long de Walt Whitman, y los recordé al terminar de leer Antípodas de Roberto Castillo Sandoval, libro escrito desde la experiencia de la extranjería y del borde, y trazado con la lucidez del estudioso, pero con la fuerza, ira, humor, compasión y verdad que solo pueden permitirse los grandes escritores. Lo que leemos es el retrato de un país que, terminada la dictadura, olvidó de inmediato lo único que no podía olvidar: la solidaridad. Las consecuencias de ese olvido han sido inconmensurables y Antípodas muestra, como no se había hecho antes, los infinitos rostros que puede tomar ese extravío. Profundamente biográfico, vislumbramos en el libro que si bien es posible que aquello que llamamos patria no exista, lo que sí existe es el amor a la patria, a unos rasgos que reconocemos como nuestros -un barrio, una infancia, una forma de hablar.

Raúl Zurita

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *