EL TÍBET Y EL MUNDO ENTERO. El conflicto tibetano-chino desde una perspectiva no dual

Un lugar que, a su aislamiento e inaccesibilidad (que ha sido reforzada por las condiciones políticas de los siglos pasados), ha logrado no solo mantener vivas las tradiciones del pasado más distante, sino además el conocimiento de las fuerzas ocultas del alma humana y lo más altos logros y enseñanzas esotéricas de los sabios y santos indios. Pero en el vendaval de eventos que han transformado al mundo, del cual ninguna nación de la tierra puede escapar y que arrastrará incluso al Tíbet de su aislamiento, esos logros espirituales se habrán perdido para siempre, a menos que lleguen a ser parte integral de una civilización más elevada en la humanidad del futuro. ¿Por qué razón el destino del Tíbet ha despertado un eco tan profundo en el mundo? Solo puede haber una respuesta: el Tíbet se ha convertido en el símbolo de todo lo que la humanidad actual desea, ya sea porque lo ha perdido o no ha estado consciente, o porque está en peligro de desaparecer del horizonte humano: la estabilidad de una tradición, cuyas raíces se encuentran no solo en un pasado histórico o cultural, sino además en lo más profundo del ser humano, en cuyas profundidades este pasado está consagrado como fuente permanente de inspiración.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *